Blogia
blognovelpol

En el rio aquel por Julio Colil

A veces después de algunas horas llegaba un auto. Apagaban las luces y  veía como en el interior conversaban, fumaban,  se besaban y luego comenzaba la fiesta. En ese momento me asomaba por la ventana. Me gustaba mirar como las parejas hacían lo suyo y como se espantaban al verme. Los amenazaba con un revólver viejo. Me gustaba que me pidieran perdón, porque todos terminaban diciendo eso: que los perdonara, que por favor los dejara ir, que tenían familia, que tenían hijos. Como si eso realmente pudiera importarle a alguien a esa hora de la noche. Casi siempre los dejaba ir después de jugar un poco. Se asustaban y ni siquiera avisaban a los pacos. Y eso siempre me ayudó. Esa noche había llegado hacía poco. Parecía que iba a ser una noche fría sin estrellas. Un auto se estacionó cerca del puente. El tipo bajó, miró alrededor y supe que se traía algo entre manos. Abrió la maleta, sacó un cuerpo. Lo dejó en el suelo y luego sacó una alfombra que traía enrollada sobre el techo. Al abrirla apareció otro cuerpo. El tipo miró sorprendido. Después los juntó, los envolvió con la alfombra y los arrojó al río.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Mónica -

No por esperada, la conclusión de la historia es menos buena. Ya me decía yo que el cuento no había terminado en el baúl con la alfombra enrollada!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres