Blogia
blognovelpol

Infarto Intencional por Mónica Sacco

— Cuando llegué del mercado, lo encontré así— sollozó la mujer.

Estaba lleno de uniformados. Un gordo con guantes de látex revisaba los frascos de medicamentos. Otro, de civil, examinaba el cuerpo desparramado en un charco de orina.

— Causa aparente: infarto masivo de miocardio — sentenció el de civil — No creo que la autopsia diga mucho más.

Se llevaron la bolsa negra. El gordo se sacó los guantes y se acercó a la mujer, que bajó el volumen del televisor para no escuchar la repetición de los goles.

— ¿Era fanático del fútbol?

— Uh, sí…

— Y del boxeo.

La mujer enrojeció y la marca en la mandíbula se le puso morada.

— ¿Cuánto hace que sufría del corazón?

— Un año. Yo le daba los medicamentos como me dijo el médico…

— Ud. se los daba…

— Él se olvidaba, así que…

El gordo abrió el frasco de betabloqueante y se tragó diez comprimidos de un tirón. La mujer abrió enormes los ojos y se tapó la boca.

— El animal te cagaba a palos — la tuteó en voz baja.

— Toda la vida — ella murmuró amargada.

— Tirá la sacarina a la mierda y poné de nuevo el betabloqueante. A ver si encima vas en cana por homicidio premeditado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres