Blogia
blognovelpol

CAMINOS CRUZADOS Por Jesús Lens

CAMINOS CRUZADOS Por Jesús Lens

No amigos, no. Esta vez nos os puedo recomendar que leáis la novela que terminé el sábado a mediodía, tumbado en el sofá, haciendo una lectura casi transversal, ansiosa, por saber cómo acababa la historia urdida por Erlantz Gamboa en “Caminos cruzados” y que le deparó la consecución del último premio L´H Confidencial de Novela Negra.

 

Y no os la puedo recomendar porque, si sois personas débiles, timoratas, melifluas y apocadas, ésta no es vuestra novela. ¡No caerá en mi debe siquiera la posibilidad de que algún alma sensible se enfrente a la truculenta historia propuesta por Gamboa y, sufra una crisis de ansiedad o una apoplejía! Ni mucho menos.

 

Si queréis recomendaciones de ese tipo, buscad otro blog, otra reseña, otro espacio. No seré yo el que hable de los crímenes seriales cometidos por un sujeto al que la prensa (y la policía) ha bautizado como Calígula ni el que os presente al gasero mataviejas que tiene atemorizados a los habitantes de una ignota y perdida zona rural de México.

 

Porque en México, a nada que leáis los periódicos lo sabréis más que de sobra, se mata mucho y bien. El Distrito Federal arrostra la fama de ser una de las ciudades más inseguras y peligrosas del mundo. Y, en el norte, los cárteles de la droga han convertido la zona fronteriza con los Estados Unidos en un lugar más peligroso que el propio Afganistán. Lo que nos quedaba por leer era, por tanto, la historia de unos asesinatos seriales ocurridos en una zona cualquiera de un país fascinante y contradictorio como pocos.

 

Y como no quiero contribuir a incrementar o difundir la Leyenda Negra de un país que me enamora, no voy a recomendar la lectura de “Caminos cruzados”, repleta de personajes desaforados, locos, demeciales y brutales. Ni voy a hacer referencia a los cruces de caminos que, además, se producen entre los policías, los federales y los propios asesinos. Porque en un juego de espejos absolutamente macabro y surrealista, Gamboa ha trenzado una historia criminal que, como podremos leer al final de la narración, bebe de la auténtica, real y documentada historia criminal de países como los Estados Unidos, España y el propio México.

 

Si hiciéramos caso omiso a la descripción de los asesinatos de Calígula y al magistral momento en que Gamboa explica el porqué de su demencial actuación, podríamos recomendar “Caminos cruzados” como una excelente novela de carretera en que los ambientes están tan magistralmente reflejados como nos muestra una de las mejores portadas que se han asomado a los anaqueles de las librerías en los últimos años. ¡Enhorabuena a la gente de Roca editorial por esa portada, por ese premio y por esta novela! Cafeterías, bares, hoteluchos, gasolineras, cunetas, camiones, autobuses, talleres, tienduchas… la intrahistoria de esos viajes de tercera categoría cuyas ofertas nunca encontrarás en tu agencia de viajes. Afortunadamente.

 

Incluso podría decir que, como pasa en las novelas con dos hilos argumentales distintos, protagonizados por personajes diferentes, la historia del Caníbal me parecía mucho más atractiva e interesante que la del gasero. Hasta que Gamboa, en un giro argumental tan arriesgado como bien logrado, va y… ¡que no!

 

A ver.

 

Que no.

 

Que no me vais a sacar ni una palabra más de una novela que puede lucir en portada, con orgullo, merecimiento y satisfacción, la leyenda de haber ganado uno de los mejores y más reputados premios de las letras negras escritas en castellano.

 

Por cierto, la solapa de la portada, en la que suele venir la foto y la información del autor de la novela, viene sin foto y con una somera información acerca de Erlantz, un vasco de Villapún (Bilbalo) que nació en 1946, que comenzó a escribir a los catorce años y que, en 1980 se trasladó a México, por asuntos laborales, donde reside desde entonces.

 

Todavía no he googleado su nombre, pero me intriga tan poca información biográfico-literaria…

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

http://www.granadablogs.com/pateandoelmundo/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Frankie Jurado -

Buenísima tu reseña, Jesús. Te vas superando. Voy de inmediato a leer/no-leer la novela, tal como nos recomiendas:)))
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres