Blogia
blognovelpol

SEIS TUMBAS EN MUNICH Por José Ramón Gómez Cabezas

 Dos años antes de escribir “El padrino” Mario Puzo había publicado con el seudónimo de Mario Cleri su tercera novela “Seis tumbas en Munich”, las dos anteriores fueron La arena sucia y La mamma con escasa repercusión entre la crítica y el público. El éxito le resultaba esquivo hasta entonces y fue después de su tercer libro cuando se propuso escribir un best-seller. La determinación y el oficio que había desarrollado durante los años anteriores dotaron a “The Godfather” de ese estilo narrativo directo e impactante que le hicieron vender mas de 21 millones de copias en todo el mundo y que dos años mas tarde Coppola llevaría al cine consagrando la vida y obra de este autor norteamericano (con ascendencia italiana).

 Aunque el recuerdo de frases como Los italianos dicen que la vida es tan dura que el hombre debe tener dos padres que velen por él; por eso todos tienen un padrino” y la imagen de Marlon Brando la tengamos permanentemente unida a la firma de Mario Puzo, debemos prestar atención a esta pequeña novela publicada con anterioridad.

   Dicen de los cantantes y grupos de música que en los primeros discos el autor se deja llevar menos por el marketing y su música resulta mas auténtica, quizás sea cierto, en el caso de esta novela encontramos detalles importantes donde los conocedores de la obra de Puzo encontraran los pilares de su obra cumbre. El torbellino de violencia que engendra mas violencia, las traiciones inevitables y la venganza justificada son algunos ejes sobre los que gira esta novela de estilo dinámico.

La trama ya de por sí resulta interesante. Mike Rogan posee un talento especial para las cifras, junto a una memoria prodigiosa le servirán para entrar en la sección de Inteligencia del Ejercito de los Estados Unidos y servir a su patria en la Segunda Guerra Mundial, una de las misiones le lleva a caer en paracaídas sobre la Francia ocupada, allí deja embarazada a la hija de un dirigente de la resistencia, se casan pero al poco, por unos errores de bulto caen prisioneros de la Gestapo. En Munich, el Palacio de Justicia, serán torturados hasta la muerte, al menos eso creen los siete verdugos de Rogan. Diez años después y con una placa metálica en la cabeza, el americano aterriza de nuevo en Alemania con un objetivo muy claro que le llevará a caminar por el filo del telón de acero, cruzarse en su camino con los intereses del FBI y conocer a una muchacha alemana de pasado enigmático.

Resulta difícilmente encasillable en un género, tiene un trasfondo de novela de espías, el ansia de venganza y el juego de traiciones en busca de los culpables la dotan de una sombra de género negro que prevalece hasta el final, pero a la vez la acción continua en múltiples escenarios de la Europa dividida tras la guerra mundial haría posible encuadrarla dentro de las estanterías de novelas de aventuras. En cualquier caso resulta endiabladamente adictiva, descripciones precisas y poco extensas, diálogos certeros y un objetivo que pese a no pocas dificultades se va cumpliendo escalón a escalón.

SEIS TUMBAS EN MUNICH

Mario Puzo

Ediciones B, 200

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

JOSE RAMON -

Ok. corregido. Muchas gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

elhombresinnombre -

Sólo un apunte: la trilogía de El Padrino fue dirigida por Francis Ford Coppola, no por Martin Scorsese.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres